Estrategias para la ventilación natural dentro del sistema LEED - Leaf

Estrategias para la ventilación natural dentro del sistema LEED

Los espacios ventilados de forma natural son aquellos en los que el aire entra y sale a través de aperturas en la estructura del edificio, sin necesidad de utilizar aparatos auxiliares. Esta forma de ventilación permite una temperatura interior más estable, ahorrando energía y proporcionando un ambiente agradable. El sistema LEED (Leadership in Energy & Environmental Design) dentro de sus categorías vela por la calidad del ambiente interior y evalúa dos formas de ventilación: Natural y Mecánica. En este artículo, encontrarás recomendaciones para garantizar la ventilación natural dentro de los parámetros de la certificación LEED. 

TIPOS DE VENTILACIÓN NATURAL 

Los diferentes tipos de ventilación natural que se pueden incorporar en los edificios certificados LEED son la ventilación unilateral y la ventilación cruzada. La ventilación unilateral consiste en la apertura de aberturas de entrada y salida de aire en la misma cara del espacio. Por su parte, la ventilación cruzada se usa cuando el aire entra por una cara y sale por otra, permitiendo una mejor circulación de aire en el interior y permitiendo una temperatura interior más estable. 

REQUISITO MÍNIMO DEL MODELO DE VENTILACIÓN EN LA CERTIFICACIÓN LEED 

Uno de los principales requisitos para obtener la certificación LEED es mostrar un modelo de ventilación adecuado que involucre mínimo el 90% de la zona y que sea suficiente para satisfacer los requerimientos de calidad del aire. 

ESTRATEGIAS PARA LA VENTILACIÓN NATURAL DENTRO DEL SISTEMA LEED

Para espacios ventilados de forma natural (y sistemas de modo mixto cuando la ventilación mecánica está desactivada), cumplir al menos una de las siguientes estrategias:

  • Dispositivos de medición directa: Colocar un dispositivo de medición directa del caudal de aire de extracción capaz de medir el caudal de extracción de aire con una precisión de +/- 10% de la tasa mínima de caudal de extracción de aire diseñado. Una alarma debe indicar cuándo los valores de caudal de aire varían un 15% o más respecto al punto de consigna de caudal de aire exterior.
  • Indicadores automáticos: Colocar dispositivos automáticos de indicación en todas las aperturas de ventilación natural previstos para cumplir los requisitos mínimos de apertura. Una alarma debe indicar cuándo está cerrada cualquiera de las aperturas durante las horas de ocupación.
  • Monitores de dióxido de carbono: Monitorizar las concentraciones de dióxido de carbono (CO2) dentro de cada zona térmica. Los monitores de CO2 deben colocarse a una altura del suelo entre 900 y 1.800 mm (3 y 6 pies) y dentro de la zona térmica. Los monitores de CO2 deben tener un indicador audible o visible o alertar al sistema automático del edificio si la concentración percibida de CO2 excede el punto de consigna más del 10%. Calcular los puntos de consigna de CO2 usando los métodos de ASHRAE 62.1-2010

 

Con este artículo se concluye que la ventilación natural en los espacios interiores es una medida eficaz para prevenir la propagación de enfermedades y mejorar la calidad del aire. Para cumplir con los requisitos de la certificación LEED, los edificios deben contar con una adecuada ventilación natural, así como con dispositivos de medición directa, indicadores automáticos y monitores de dióxido de carbono.

 

Si deseas una asesoría personalizada sobre el desarrollo y ejecución de la certificación LEED para tu inmueble verde, contáctanos aquí. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos Relacionados